21.2 C
Buenos Aires
domingo, enero 23, 2022
spot_img

LA IMPORTANCIA DEL LAYOUT EN EL ALMACÉN

Según van evolucionando los servicios logísticos, el término de almacenaje y repartición ha ido variando y extendiendo su ámbito de responsabilidad. El almacén es una unidad de servicio y soporte en la estructura orgánica y funcional de una empresa, tanto comercial como industrial.

El propósito general de una administración de almacenes se apoya en asegurar el abasto constante de los materiales y medios de producción requeridos para garantizar los servicios de manera ininterrumpida, generando de esta forma una logística integral que aumente los niveles de servicios a los consumidores tratando de reducir costes.

La importancia del almacén en empresas logísticas

Explicar la importancia y los objetivos de una red logística es indispensable para dar al comprador los mejores servicios logísticos integrados. Aun cuando las funcionalidades de un almacén están sujetas a la incidencia de diversos componentes tanto físicos como organizacionales, varias de ellas resultan usuales en cualquier ámbito:

  • Recepción de mercancía;
  • Registro de entradas y salidas del almacén;
  • Almacenaje y conservación de materiales y/o productos;
  • Zona de preparación de pedidos;
  • Control y gestión de stock.

Por todo ello, lo de mayor relevancia a la hora de obtener y gestionar un almacén es su diseño en planta, más habitual por el anglicismo layout. Se trata de distribuir el almacén de forma que se consiga un flujo de materiales más eficiente y efectivo, evitando zonas y puntos de congestión a la vez que se facilitan las labores de mantenimiento. Una buena repartición en planta de un almacén debería atender a los próximos componentes:

  • Aprovechar de manera eficiente el espacio disponible;
  • Reducir la manipulación de materiales al mínimo;
  • Facilitar el acceso a la unidad logística almacenada;
  • Obtener el máximo índice de rotación de la mercancía;
  • Tener la máxima flexibilidad posible para la ubicación de productos;
  • Facilitar el control de las cantidades almacenadas.

Cómo se configura el layout de un almacén de logística

Teniendo presente los principios anteriores podemos comenzar planteando la configuración en planta de un almacén logístico desde una secuencia de premisas que, pese a responder al sentido común, no siempre se tienen tan presente y pueden desembocar en pérdidas importantes, tanto económicas como de eficiencia.

  • La mercancía debe distribuirse en su ubicación teniendo en base al peso y volumen de los distintos artículos. Los más voluminosos o pesados en los estantes inferiores y aquella mercancía más ligera en los espacios superiores.
  • Aquellos productos con mayor rotación conviene situarlos en la parte más cercana al acceso para facilitar su localización en la fase de picking.
  • La mercancía especialmente pesada, voluminosa o difícil de transportar es conveniente que disponga de su propio espacio que facilite al máximo su manipulación, carga o traslado.
  • Separar físicamente en distintos emplazamientos aquellos materiales que por su forma de ser (líquidos, químicos, frágiles…) puedan deteriorarse y perjudicar al resto de material almacenado.
  • Cada producto debe embalarse correctamente de forma que garantice su protección ante la humedad, polvo, daños al apilarla…
  • El layout del almacén logístico debe plantearse manteniendo firmes las medidas de seguridad, tanto para la carga como para los operarios que trabajen en él.

De que áreas se compone un almacén logístico

Una vez que hablamos del layout de un almacén logístico, no nos referimos solamente a el área de almacenaje de productos. Para lograr dar un servicio eficiente de repartición de nuestra mercancía, se necesita considerar designar y acomodar un lugar donde se llevarán a cabo varias de las labores logísticas más relevantes. Aun cuando el reparto en planta de un almacén variará de acuerdo a diversos componentes como el tipo de productos que se manipulan, o la medida de nuestra compañía, en la mayoría de plataformas logísticas se diferencian unos espacios habituales:

Zona de recepción

Es fundamental localizar este área lo más cerca posible de lo muelles o regiones de descarga de los vehículos. Aquí se hacen diferentes tareas como la identificación y categorización interna de los productos para su siguiente localización en el sector de almacenamiento o una primera manipulación o cambio de embalaje que posibilite su depósito con garantías.

Zona de Almacenamiento

Es el sector del almacén referida al depósito propiamente comentado de los productos. Se tendrá que asegurar una idónea ubicación de las distintas referencias, así como un layout servible que posibilite entrar a la mercancía con facilidad.

Zona de preparación de demandas

Conocida también como zona de picking. Es la zona en el cual se transfiere la mercancía a partir de las unidades superiores de almacenamiento (packs) a otras más pequeñas que compondrán el pedido final que saldrá finalmente de nuestros almacenes.

Zona de expedición o despacho

Las distintas unidades procesadas en el sector de preparación se consolidan, embalan y etiquetan en esta región para ser cargadas en el medio de transporte pertinente. Como en la situación del área de recepción, su localización en relación a los muelles va a ser primordial para mejorar la eficiencia de nuestro almacén logístico.

Zonas auxiliares

Son las regiones de nuestra plataforma logística que, a pesar de no estar dedicadas expresamente al almacenaje o manipulación de los productos, son primordiales para su buen desempeño: oficinas, zonas para el personal, vestuarios…

Latest news

Puede Interesarle

- Advertisement -spot_img

Mas Noticias